Boliña, el nuevo, no el viejo, en Gernika, mítico pueblo vajco

Como miríadas y miríadas de vosotros sabéis, me dedico a eso de pasear guiris por los sitios más bonitos del solar txiki patrio, es decir, por las Provincias Vascongadas. Una de las rutas más habituales es San Juan de Gaztelugatxe (pongo foto para aquellos que no lo conocéis), Mundaka y Gernika (visitamos la Casa de Juntas, básicamente). Y de paso, una foto de famoso mercado de los lunes de Gernika…

San Juan de Gaztelugatxe

San Juan de Gaztelugatxe

Mercado de Gernika

Por el camino a veces paramos a yantar en Portuondo (gran pescado), o en el Baserri Maitea (caserío del siglo XVII), pero la gran parte de las veces me gusta mirar por la economía de mis visitantes y les llevo al Boliña, sobre todo si hace buen tiempo. Quicir, si no llueve…

Tiene un menú a 12 euros, atendido por camareros simpáticos, en mesas de aluminio que cojean, situadas afuera del restaurante, con toldo y todo. La última vez que estuvimos, uno de los comensales pidió almejas blancas con almejas. Qué pintaza y qué ricas estaban. Almejas, no chirlas, de buen tamaño. El resto tomamos la ensalada mixta, llena de buen tomate, espárragos, atún, aceitunas, cebolla y zanahoria. Obviamos el risotto con hongos y setas salvajes, lamentablemente…lo dejaré para la próxima.

IMG_20150924_141347093 IMG_20150924_141100854

De segundo, rodaballo. Impresionante, me esperaba el típico rodaballín de piscifactoría y no…era un piazo trozo asado con almejas y salsa de marisco, que estaba riquísimo. Las costillas de cerdo asadas, simplemente perfectas en su sencillez. La pena fue que la otra comensal se empeñó en comer pollo, que dice que aquí no lo encuentra en los restaurantes fisnos (juas), y se pidió unas pechugas al ajillo que dice que estaban fantásticas (pero no sé yo…). Lo de la foto de abajo es un bacalao al pil-pil que tomé en otra ocasión…rrrrrrricoooooo.

Bacalao al Pil-Pil

Bacalao al Pil-Pil

Rodaballo con almejas y salsa de marisco

Rodaballo con almejas y salsa de marisco

A uno de nosotros se nos ocurrió pedir un plato de pimientos de Gernika fritos…estaban in -con-men-su-ra-bles, cocena y media por tan sólo 7,50eur la ración. Con sal en escamas por encima y en su punto perfecto.

Pimientos de Gernika

El vino, excelente para tomarlo con gaseosa, un Castillo de Arteaga salido de sabe dior dónde…pero que bueno, La Casera ayuda. El pan, rico, sin más. El café, très bien. Los postres, sin alharacas. Pero comer en una terraza, con buen tiempo, en Gernika y por 12 eurillos de nada, un lujazo. Además, es un hotel, bastante frecuentado por los peregrinos a Santiago que hacen el Camino del Norte, el más exigente de todos.

http://www.hotelbolina.es, Barrenkale Nº3, Gernika-Lumo – Bizkaia, 94 625 03 00

Anuncios